Apoyar el Bachillerato agropecuario para rejuvenecer la agricultura

Apoyar el Bachillerato agropecuario para rejuvenecer la agricultura

Foto CRS

La restauración del paisaje agrícola y la preservación de nuestro medioambiente es una urgente necesidad para lograr que la juventud se forme en competencias que permitan cambiar las condiciones actuales de nuestro medio, y sobre el rol de la juventud en la restauración del paisaje ya hemos hablado en este blog. El Instituto Nacional Luis Reynaldo Tobar de Ahuachapán (INA), como parte de la estrategia de proveer servicios educativos de calidad a la comunidad educativa en su zona de influencia, oferta preparación académica de educación media pertinente a las necesidades de las y los estudiantes y las demandas ocupacionales del territorio.

El proyecto Raíces Ahuachapán, mediante la ejecución de un convenio firmado por CRS, colabora con estos objetivos del Instituto y, por esta razón, ha facilitado la reapertura del bachillerato agropecuario con 45 estudiantes (17 mujeres y 28 hombres). El objetivo general es desarrollar competencias para la producción agropecuaria a nivel de educación media, aplicando tecnologías en armonía con el medioambiente, con visión de asociatividad y emprendimiento. Hoy traemos al blog algunos avances de esta tarea inspiradora, como hicimos cuando conocimos una experiencia similar en Honduras con los Institutos Técnicos Comunitarios.

Raíces considera estratégico fortalecer a la juventud y dinamizar la economía formando una masa crítica y activa en la restauración del paisaje, que inserte a la juventud y que favorezca su profesionalización y participación en la comunidad para contribuir a los procesos de restauración del paisaje en sus comunidades y en el departamento de Ahuachapán. En estas reflexiones coincidimos con el Informe sobre Desarrollo Humano El Salvador que ya anunciamos en este blog.

El bachillerato agropecuario cuenta con la atención directa de un ingeniero agrónomo y una persona especializada en habilidades para la vida y comercialización. El desarrollo de la currícula programática incluye la planificación de materiales, herramientas y giras de campo. El año lectivo escolar para el bachillerato agropecuario inició el 21 de enero y finalizará el 29 de noviembre, con diversas actividades curriculares y extracurriculares que faciliten el desarrollo humano y agropecuario del territorio.

Desarrollo programático de un módulo

Se han desarrollado 7 temas para la administración de unidades productivas agropecuarias aprendiendo a analizar las granjas de gallinas ponedoras y pollos de engorde mediante la administración de la granja del instituto, que mejoró la producción de huevos (de 70 por día a 120 huevos por día). La gestión de pollos de engorde se tecnificó mejorando su alimentación en cantidad, distribución y calidad. Cada estudiante ha tenido la oportunidad de experimentar todas las tareas del procesamiento; y para el manejo de las unidades productivas, se realizaron cronogramas de actividades secuenciados.

Finalmente, se han realizado actividades orientadas al desarrollo de habilidades para la vida como el trabajo en equipo, dinámicas de reflexión, manejo de emociones o liderazgo; que complementan la formación.

Visitas de intercambio

El instituto ha recibido 3 visitas para difundir su visión y realizado 2 intercambios de experiencias. Estas actividades sirvieron para que las y los estudiantes formularan y compartieran sus intereses, la importancia de la reapertura del bachillerato agropecuario, sus expectativas de profesionalización futura como ingenieros e ingenieras en el área agropecuaria y el valor de un bachillerato que promueva buenas prácticas para el cuido de la tierra.

Gira de campo e inicio del trabajo de prácticas

Para la realización de las prácticas agropecuarias del bachillerato, se ha tenido un acercamiento con la cooperativa San Raymundo. En las  2 manzanas que tiene el instituto directamente, se llevó a cabo la preparación del terreno para la siembra de maíz, que ha implicado la limpieza de maleza y reincorporarla a la tierra como materia orgánica.

LOGROS

Los resultados cuantitativos y cualitativos de la carga curricular y de los procesos administrativos del MINED han excedido la media de los bachilleratos, ya que el 93% de las y los 45 estudiantes ha superado su primer periodo de clases con el 100% de materias aprobadas y solo el 7% ha reprobado materias comunes.

Para conocer mejor esta experiencia visualiza este reportaje del Canal 12

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *