El manejo de las coberturas permanentes en la salida de las lluvias

El manejo de las coberturas permanentes en la salida de las lluvias

Este año hemos conversado sobre la preparación del suelo, la siembra, la fertilización e implementación de las coberturas permanente sobre el suelo, y en esta fecha (octubre) vamos hacer un repaso de la estrategia que hemos querido facilitar considerando como clave la salida de las lluvias, es decir cómo deberían manejarse los suelos con las coberturas sobre el suelo en el periodo de verano en el corredor seco.

A la entrada de las lluvias hablamos de la siembra de primera para el Corredor Seco, para evitar pérdidas por el desfase de la siembra con su coincidencia de la floración en la canícula. La estrategia de los agricultores en los sistemas convencionales esta basada en la siembra de sus cultivos con una, dos o tres lluvias que en muchos casos desfasa sus siembras esperando hasta tres lluvias y por consiguiente tiene el riesgo de perder cuando la floración o llenado de grano coincide con la canícula periodo seco del 16 de julio al 15 de agosto. Con las coberturas hay una gran posibilidad de retener más agua en los suelos, y por consiguiente tener mayor seguridad de que las siembras con la primera lluvia van germinar sin problema y que el cultivo aprovecha mejor la humedad del suelo y puede cosechar sus en la canícula. Es más aun con desfase de siembras teniendo cobertura sobre el suelo, este puede tolerar los déficit del período de canícula.

Otro elemento entonces a considerar es la salida de las lluvias, que ocurre entre octubre y noviembre.

 

¿Por qué es tan importante hablar de coberturas en la agricultura de secano?

 

Las coberturas ayudan a mejorar la materia orgánica en un 0.4 a 1.0% al usar 5 ton/ha en 4 o 5 años y con ello su estructura y/o agregación, también disminuyen la erosión de los suelos, mejora la sostenibilidad de la producción por que mejora los espacios de aire en el suelo y con ello mayor retención, en las evidencias demostrado con ASA, se ha logrado demostrar que en períodos críticos como la canícula, marzo – abril la humedad volumétrica se aumenta hasta en un 7% en los primeros 10 cm, lo que implica una mayor resiliencia de los sistemas de cultivos aun en el Corredor Seco, con suelos altamente degradados.

Por eso la estrategia de mantener el suelo con cobertura permanente ya sea viva o muerta es fundamental para la restauración, producción y sostenibilidad de la seguridad alimentaria de las familias rurales de Centroamérica.

 

  • Para ver el Facebook Live sobre manejo de coberturas enfocado a granos básicos, haga clic aquí. Para descargar la presentación de Ariel Espinoza, especialista, haga clic aquí.
  • Para revisar el blog sobre el tema anterior (coberturas en las fincas), haga clic aquí.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.