El enfoque ASA

Porque una buena gestión del agua comienza con la regeneración del suelo


En Centroamérica y México, los rendimientos de la agricultura de secano pueden aumentar con las prácticas ASA, al tiempo que restauran el suelo y los recursos hídricos. Las comunidades están resolviendo proteger y restaurar el suelo y las fuentes agua con estrategias ASA, diseñadas para aumentar la productividad agrícola. Con este enfoque, las comunidades agrícolas desarrollan su prosperidad y aumentan su resiliencia ante la variabilidad climática, con prácticas de bajo costo.

Aplicar estas prácticas en la agricultura a pequeña escala podría mejorar más del 40 % de la producción agrícola en la región, la producción que generan las pequeñas fincas en un área rural donde, sin embargo, dos terceras partes de la población supera la línea de pobreza.

En colaboración con la comunidad rural, el enfoque ASA se adapta a las condiciones locales. El objetivo de todos nosotros es que las familias, los cultivos y las comunidades aumenten sus rendimientos, su sostenibilidad y su resiliencia.

Agua Verde: La oportunidad del gigante dormido bajo nuestros pies
Las prácticas agronómicas que se observan en nuestros sistemas tropicales de ladera dejan el suelo desnudo. El arado de la tierra y el sobrepastoreo han degradado los suelos y reducido en gran medida la materia orgánica, la precipitación efectiva y la productividad del agua de lluvia. Podemos alcanzar una importante intensificación agrícola, con el aumento del rendimiento. Lo hemos logrado al optimizar la fertilidad del suelo y la precipitación efectiva. Cuando la cantidad de lluvia que se infiltra en el suelo aumenta y permanece a disposición de las raíces, sin llegar a perderse por escorrentía o por evaporación.
ASA representa un triple beneficio para la productividad, los recursos naturales y la resiliencia de la agricultura de secano. Soluciones simultáneas, positivas e integrales ante los problemas más importantes de la región.
El conocimiento que aprovecha el poder de nuestra tierra
Por encima de un conjunto de prácticas, ASA promueve un abordaje que coloca el conocimiento en el centro de la agricultura. Frente a los enfoques que promueven recetas; agricultores y agricultoras adaptan las prácticas ASA a los desafíos y oportunidades de su entorno local.
Cultivando el suelo, cosechamos agua y capturamos carbono
Integrar el manejo del suelo y el agua aumenta la productividad y logra restaurar el suelo y los recursos hídricos. Debemos proteger y restaurar la salud del suelo para que la productividad del agua sea más eficiente y aumente la biomasa. La restauración de suelos también contribuye a la mitigación, con mayor captura y almacenamiento de carbono en el suelo.